Si como adultos tomamos consciencia de nuestras creencias, formas y necesidades, podremos vivir y acompañar los diversos procesos vitales de manera más auténtica y respetuosa.


Mi camino por la Psicopedagogía, la Danzaterapia y la Educación Viva, me ha llevado a crear una línea de trabajo para promover el bienestar de adultos y niñ@s, propiciando vínculos saludables a través del movimiento espontáneo.

Ofrezco un espacio para que madres y padres puedan conectar consigo mism@s y desde aquí ir al encuentro con sus hij@s.


Os invito a danzar la vida con más presencia, a expresar vuestro ser para acompañar el ser del otro.