Haz clic sobre las pestañas de arriba y se abrirán más abajo.

Si como adultos tomamos consciencia y logramos un cambio interior, podremos acompañar a los niñ@s de manera más auténtica y respetuosa para que crezcan en armonía.

Así surgió mi intención de trabajar con familias y nació mi propuesta

"Danza Corazón para la familia".


Un camino para transitar, danzando la vida en estado de presencia.

3 de febrero de 2012

Carl Rogers, “EL proceso de convertirse en persona”

Sobre la aceptación.

He descubierto que aceptar realmente a otra persona, con sus propios sentimientos, no es en modo alguno tarea fácil, tal como tampoco lo es comprenderla. ¿Puedo permitir a otra persona sentir hostilidad hacia mí? ¿Puedo aceptar su enojo como una parte reali y legítima de sí mismo? ¿Puedo aceptarlo cuando encara la vida y sus problemas de manera muy distinta a la mía? ¿Puedo aceptarlo cuando experimenta sentimientos muy positivos hacia mí, me admira y procura imitarme? Todo esto está implícito en la aceptación y no llega fácilmente. Pienso que es una actitud muy común en nuestra cultura pensar: “Todas las demás personas deben sentir, juzgar y creer tal como yo lo hago”. Nos resulta muy difícil permitir a nuestros padres, hijos o cónyuges sentir de modo diferente al nuestro con respecto a determinados temas o problemas… Cada persona es una isla en sí misma, en un sentido muy real, y sólo puede construir puentes hacia otras islas si efectivamente desea ser él mismo y está dispuesto a permitírselo